NOS ENCARGAMOS DE CONSTRUIR SU PASSIVHAUS EN CUENCA

Beneficios para la salud de vivir en una vivienda Passivhaus

INGECON, empresa certificada y especializada en Passivhaus

Se trata de un estándar de construcción alemán para viviendas de consumo casi nulo, conocido en España como casa pasiva. Se trata del sistema de construcción más exigente del mundo en materia de eficiencia energética. Son viviendas de altísima calidad, con un gran confort térmico y un consumo energético casi nulo.

CASAS PASSIVHAUS EN CUENCA: TODO SON VENTAJAS

¡Descarga GRATIS nuestro dossier informativo Passivhaus en PDF!


Confía en profesionales acreditados

Somos una empresa en formación continua para estar al dia de los nuevos sistemas constructivos.

INGECON cuenta con técnicos certificados por el instituto alemán Passivhaus para el diseño y la ejecución de este tipo de construcción. Además, los profesionales de obra de la empresa cuentan con la formación necesaria y entienden la filosofia de este sistema constructivo.

Construcción Passivhaus con INGECON en Cuenca

Si vas a hacerte una casa nueva y no haces una Passivhaus, te estarás construyendo una vivienda antigua.

técnicos cerfificados por el instituto alemán

Proyectos personalizados

INGECON le ofrece un equipo técnio propio para el diseño y la ejecución de su vivienda a su gusto.

Hacer una vivienda es la mayor inversión en la vida de muchas personas, por eso mismo, vamos a hacerlo bien. Hacer una passivhaus no es un proceso sencillo, pero tampoco algo a lo que tener miedo si se estudia correctamente.

Normativa

La Directiva Europea 2010/31/UE establece que a partir del 31 de Diciembre de 2020, todos los edificios nuevos serán de consumo de energía casi nulo.

LOS 5 PRINCIPIOS BÁSICOS PASSIVHAUS

los principios básicos de una construcción
en que consiste el estándar passivhaus
Excelente aislamiento térmico

Excelente aislamiento térmico

Se ha de aislar toda la envolvente del edificio (suelo, fachada y cubierta). Aumentar el espesor de los aislamientos reduce las pérdidas de calor en invierno, las ganancias de calor en verano y la demanda de energía para climatizar los edificios.

Ventanas y puertas de altas prestaciones

Ventanas y puertas de altas prestaciones

Los huecos son el «punto débil» de la envolvente. Son una fuente importante de pérdidas de calor y frío, por ello, es fundamental contar con carpinterías y vidrios de muy alta calidad, poniendo mucha atención a su orientación y correcta instalación en obra.

Hermeticidad del aire

Hermeticidad del aire

Las corrientes de aire que se producen en una vivienda a través de ventanas, huecos o grietas provocan incomodidad en el usuario y pérdidas energéticas, sobre todo durante los períodos más fríos del año. En un edificio Passivhaus, la envolvente es lo más hermética posible logrando la renovación de aire a través del sistema de ventilación mecánica.

Una buena hermeticidad garantiza un gran confort térmico y una calidad de aire interior excelente. Esto se logra cuidando al máximo la ejecución de las juntas durante la construcción.

Diseño y construcción libre de puentes térmicos

Diseño y construcción libre de puentes térmicos

Cualquier discontinuidad del material de la envolvente: esquinas, juntas, etc. supone un puente térmico. En los edificios pasivos se controla de forma rigurosa la eliminación de los puentes térmicos siguiendo las siguientes pautas:

  • No interrumpir la capa de aislamiento
  • Usar un material con mayor resistencia térmica si se interrumpe la capa de aislamiento
  • Cuidando las juntas entre elementos constructivos.

Ventilación mecánica con recuperación de calor

Ventilación mecánica con recuperación de calor

El equipo de ventilación de una Passivhaus cuenta con un intercambiador para recuperar el calor de la vivienda con un rendimiento hasta el 95%. Así se consigue que el aire del exterior entre a la vivienda a una temperatura de confort. Por ejemplo, si el aire de la vivienda está a 20ºC y el del exterior a 0ºC, a través del intercambiador conseguimos que el aire nuevo que entra a la vivienda lo haga a 18º. De este modo la energía necesaria para acondicionar los espacios de la vivienda es tan pequeña que la podríamos cubrir con un pequeño aporte de calor en invierno y frío en verano.

Además de los 5 principios básicos, también existen condicionantes que pueden favorecer la construcción de este tipo de viviendas como pueden ser el diseño, la orientación, y sobre todo es importantísimo una buena planificación de obra y la cualificación del personal de obra.

BENEFICIOS DE VIVIR EN UNA PASSIVHAUS

Ahorro del 90% respecto a construcciones ya existentes

Se estima un ahorro del 90% respecto a construcciones ya existentes. Y un ahorro del 75% frente a nuevas construcciones.

  • Salud. La ventilación favorece el bienestar, el sueño y el rendimiento, evitando a su vez resfriados, alergias y creando un ambiente saludable para los más pequeños.
  • Máximo Confort. El aire se renueva de forma continua sin necesidad de abrir las ventanas ni instalar mosquiteras. Sin malos olores, se evita la aparición de moho y condensaciones. La temperatura es agradable todo el año y sin cambios térmicos dentro de la casa.
  • Ahorro Energético. El edificio se encuentra perfectamente aislado, es hermético evitando infiltraciones del aire exterior y se ventila recuperando el calor de la casa. Todo ello permite un ahorro significativo de dinero en consumos energéticos.
  • Inmueble rentable. El inmueble aumenta su valor y elimina la hipoteca energética.
  • Estética. El estándar no supone el uso de un tipo de producto, material o estilo arquitectónico específico, por lo que se integra a la perfección en cualquier tipología constructiva.
  • Sostenibilidad. Cuida de tu entorno con menos emisiones de CO2 a la atmósfera.
Coste de una construcción y precios

¿Qué coste tiene este tipo de construcción?

El coste de una vivienda se basa en dos factores: coste de construcción y de mantenimiento.

En una passivhaus tendremos un coste de construcción inicial un poco mayor en comparación a una vivienda convencional. Sin embargo, el coste de mantenimiento es drásticamente inferior, sin que afecten al usuario las subidas del precio de la energía.

En conclusión, esta pequeña inversión extra inicial nos supondrá un gran ahorro en calefacción y aire acondicionado durante toda la vida útil de nuestra vivienda.

¡Y olvidate de la hipoteca energética!

Passivhaus es inversión segura, rentable y duradera.

DESMONTANDO MITOS SOBRE LAS CONSTRUCCIONES PASSIVHAUS

Desmontando mitos. Mito nº 1: Los Edificios Passivhaus no necesitan calefacción

LOS EDIFICIOS PASSIVHAUS NO NECESITAN CALEFACCIÓN

Como bien sabemos, un edificio PASSIVHAUS tiene unas demandas de calefacción y refrigeración muy bajas. Muy muy bajas. Pero las tiene. Y no podemos olvidar las de refrigeración en las zonas cálidas, es decir, en gran parte del país.

Schlüter Systems es conocido en nuestro mercado por diferentes soluciones, en especial por las de perfilería, juntas de dilatación e impermeabilizaciones en combinación con cerámica y piedra natural. Sin embargo, en el entorno de los edificios PASSIVHAUS hay una solución de Schlüter Systems que nos interesa especialmente y que vamos a analizar: el suelo radiante.

El habitual dimensionado de las instalaciones que se hace en nuestros edificios “convencionales” es, sin lugar a dudas, un despropósito en PASSIVHAUS.

SUELO RADIANTE

El suelo radiante nos permite una distribución óptima del calor, que llega a todas las estancias. Aumentar o disminuir el paso en la colocación de tubo (cada 7,5 cm; cada 15; cada 22,5 ó cada 30 cm) permite ya un primer ajuste en función de nuestra demanda; en edificios Passivhaus el ajuste será también económico, ya que aumentamos la distancia entre tubos y disminuimos la cantidad del mismo. Pero, además, dado que el suelo radiante funciona a temperaturas muy inferiores a los sistemas convencionales, supone en sí mismo un ahorro de energía: no es lo mismo calentar agua a 35ºC que a 70ºC, ya que los rendimientos de las fuentes bajan. Además, el suelo radiante permite circular agua fría en verano, de manera que con un único sistema tenemos solucionada la calefacción y la refrigeración. Es decir, es un sistema de climatización. En comparación con el resto de sistemas, nos “ahorramos” el sistema de refrigeración. Incluso si no lo necesitamos, podemos disponer de él y mejorar nuestro confort.

Sistema de suelo radiante de Schlüter Systems.

Pero… ¿Qué ventajas ofrece Schlüter Systems frente a otros? Pues bien, una vez que hemos visto que el suelo radiante es una opción muy interesante para edificios PASSIVHAUS, y sin duda rentable, si también necesitamos refrigeración, vamos a analizar otros puntos de interés.

LA INERCIA

 Uno de los inconvenientes que solemos detectar enseguida cuando hablamos de suelo radiante-refrescante, especialmente en viviendas, es la elevada inercia del mismo. Sobre todo, en esta vida moderna en la que pasamos muchas horas fuera de casa y cuando llegamos queremos calor o frío inmediato. Aunque esto puede importar menos si se trata de una PASSIVHAUS, porque la casa apenas se enfría o calienta durante nuestra ausencia. No obstante, aquí aparece una de las grandes ventajas del sistema de suelo radiante de Schlüter Systems: tan solo 8 mm de recrecido de mortero sobre los nódulos son suficientes. Esto supone un ahorro de mortero y de humedad en la obra, pero sobre todo implica reducir los tiempos de respuesta del sistema. ¡Ah! Y es un mortero convencional, sin aditivos. La

reducción de esta capa de recrecido es también muy interesante en rehabilitación, cuando tenemos problemas de alturas interiores o limitaciones de cargas (se ahorran entre 6 y 7 toneladas por cada 100 m2). Así, ahorramos peso y dinero.

MÁS VENTAJAS de los edificios PASSIVHAUS

A estas ventajas del sistema Schlüter Bekotec habría que añadir la garantía que ofrece el sistema sobre los recubrimientos, protegiendo el pavimento de futuras patologías provocadas por los fraguados, dilataciones, retracciones y fisuras del mortero que pueden dañar dichos recubrimientos.

Al reducir el espesor del recrecido, además de acortar el tiempo de respuesta del sistema, podemos impulsar el agua alrededor de 30ºC en lugar de hacerlo a 45ºC, lo que supone un ahorro energético de entre un 20% (en parquet) y un 25% (en cerámica) según UNE-EN 1264-3. Cuando nuestra carga de calor y refrigeración es de 10 W/m2 esto es muy importante, no tanto por el ahorro como por el hecho de que si impulsamos a 45ºC no será raro que acabemos pasando calor y necesitando abrir las ventanas. Es más fácil ajustar la potencia dada a las cargas necesarias con menor temperatura. Y más fácil conseguir una buena regulación cuando la potencia está bien ajustada y cuanto menor es la inercia del sistema. El sistema de suelo radiante de Schlüter Systems Bekotec necesita aproximadamente un tercio del tiempo que uno convencional para conseguir calentar la estancia. Y cuando el termostato pare, se enfriará antes, permitiendo así una regulación por parte del usuario mucho más sencilla.

El hilo radiante de Schlüter puede ser un complemento perfecto en os baños de un edificio Passivhaus.

De la misma manera y por las mismas razones, este suelo radiante, que en verano se convierte en refrescante, tendrá suficiente con circular agua a 18ºC en lugar de hacerlo a 16ºC para rebajar la temperatura de la estancia en menos tiempo. Y esto también es un ahorro de energía.

Al funcionar a temperaturas bajas, posibilita su combinación con fuentes de energía renovables de manera muy eficiente. Conseguir 30ºC con sistemas de aerotermia o geotermia resulta fácil y optimiza el rendimiento de estos sistemas, que sin embargo bajan su rendimiento si deben calentar el agua a 60-70ºC. Y aunque podríamos pensar que eso no ocurre con las calderas de gas, no es así. El RITE nos obliga a poner calderas de condensación. En este tipo de calderas nos interesa ir a bajas temperaturas de impulsión para que se produzca la condensación, de lo contrario el sistema, aunque funciona bien, no se optimiza.

Finalmente, en el caso de la refrigeración, si se hace mediante geotermia, nos permite devolver a la tierra al menos una parte del calor robado durante el invierno, evitando así el agotamiento de nuestra fuente.

 

  • Por cada centímetro de recrecido que se aumenta, la temperatura de impulsión debe aumentar aproximadamente un 5%, (el aumento es exponencial).
  • El menor tiempo de reacción del sistema implica menor inercia y mayor facilidad de regulación (y por tanto, mayor confort).
  • Al reducir el espesor del recrecido, se reduce el peso.
  • El recrecido es un mortero convencional y, por tanto, su reducción es un ahorro económico. Y por supuesto es un ahorro ecológico (menos material, menos residuos, menos CO2).
  • Menor espesor de recrecido implica menor temperatura del agua en invierno y mayor en verano, y eso supone un ahorro energético adicional.
  • El suelo radiante, con su aislamiento, facilita cumplir el DB-HR de protección frente al ruido.
  • Al funcionar a temperaturas bajas posibilita su combinación con fuentes de energía renovables de manera muy eficiente.
  • Si el suelo es además refrescante, con un único sistema cubrimos las dos demandas.

 

Fuente: Plataforma de Edificación Passivhaus, www.plataforma-pep.org

 

Desmontando mitos. Mito nº 2: En una Passivhaus no se pueden abrir las ventanas.

ERROR! Es más, el hecho de que no se puedan abrir es razón suficiente para no conseguir la certificación Passivhaus de un edificio. Evidentemente, esta afirmación tampoco significa que todas las ventanas tengan que abrirse. Recapitulemos.

En Passivhaus si se pueden abrir las ventanas

Cuando se habla de Passivhaus es frecuente oír que no se pueden abrir las ventanas. Y claro, a los clientes esto no les gusta demasiado. En realidad, los profesionales del sector y conocedores del estándar Passivhaus debemos hablar con propiedad y decir: “cuando la temperatura exterior no es agradable (por frío o por calor) no se deben abrir las ventanas”. Si abrimos las ventanas en invierno tiramos energía, porque enfriamos el edificio. Si tenemos las ventanas abiertas cuando fuera estamos a 30ºC, nuestro edificio se calentará. Y entonces, o bien derrocharemos energía poniendo en marcha la climatización antes de tiempo, o bien tendremos un sobrecalentamiento que podríamos evitar.

Y, ¿qué pasa, por ejemplo, en primavera? Pues que, si vives en una ciudad, te dará igual y seguirás con las ventanas cerradas porque tu vivienda está magníficamente ventilada y tu aire interior muy limpio y, simplemente, no necesitas abrir las ventanas.

Ahora bien, si vives en una vivienda con jardín o con una estupenda terraza, si tienes niños pequeños… probablemente te dejes esa puerta de salida o balconera abierta o, simplemente, te apetezca tenerla abierta; “es más cómodo y la temperatura exterior es agradable” … Pues… ¡Estupendo, disfruta de la vida! Si tu vivienda es una verdadera Passivhaus, lo único que ocurre es que tu sistema de Ventilación Mecánica Controlada con recuperador de calor de alto rendimiento estará moviendo una cantidad de aire innecesaria, pero como es una Passivhaus y tu máquina de ventilación estará certificada por el PHI, su consumo eléctrico es ridículo.

viviendas de consumo casi nulo

Ahorro energético con certificación Passivhaus

Así que no te agobies. Puedes minimizar este consumo poniendo tu ventilación en la posición “ausencia” para que el resto de estancias sigan ventilándose (esto es lo ideal), pero si decides no hacerlo, sé consciente de que, en 8 horas de apertura de ventanas, estarás derrochando menos de un tercio de un kWh. Energéticamente hablando, es muy poco; y, además, la primavera no es eterna. Económicamente hablando, unos 5 o 6 céntimos de euro. Prívate de una caña en el bar, y tienes para muchas tardes de despreocupación.

Entonces, ¿qué decir a nuestros clientes? “Sí, por supuesto. Puedes abrir las ventanas siempre que quieras. Puede incluso que un día lo necesites, porque la has liado en la cocina. No pasa nada. En verano, presta un poco de atención, porque si te acostumbras a abrir en primavera puede que antes de que te des cuenta tu casa comience a calentarse y es una pena. En invierno, seguro que no lo vas a hacer. Sencillamente porque no lo vas a necesitar. Vas a vivir en una casa Passivhaus. ¡Relájate y disfruta!”. 

Fuente: Plataforma de Edificación Passivhaus, www.plataforma-pep.org

Desmontando mitos. Mito nº 3: Quiero una passivhaus, pero no me lo puedo permitir

Desmontando mitos sobre las construcciones Passivhaus

Mito nº 3: Quiero una passivhaus, pero no me lo puedo permitir : Uy, uy, uy…. ¡Vaya excusa más mala que te has buscado, compañero!

 

mitos sobre la construcción passivhaus en Albacete

Caso número 1, edificio plurifamiliar:

El piso de toda la vida, vamos. A menos que encuentres un superchollo de la crisis que se lo quieran quitar de encima como sea y desprecies el tema del confort, si tenemos en cuenta las exigencias del CTE los excesos de inversión achacables a una Passivhaus se corresponden fundamentalmente con la mejora significativa de las ventanas y de la Ventilación Mecánica Controlada con recuperación de calor (VMC) frente a la híbrida. Rondará el 2-3% del precio de construcción. Es decir, menos que lo que cuesta la financiación de la promoción; o menos (¡bastante menos!) que la licencia municipal de obras; mucho menos que una cimentación especial; mucho menos que muchas fachadas ventiladas, menos que muchos acabados lujosos… Y a cambio, ¿qué te aporta? MUCHO. Mucho confort. Porque tus paredes y tus ventanas no se enfrían: mantiene su calor; porque no hay condensaciones; porque tu vivienda está magníficamente ventilada; porque no tienes corrientes de aire; porque consumes poquísima energía y contaminas igual de poco. Tan poca energía que en un par de años habrás amortizado esa pequeña diferencia y empezado a ahorrar. Sin embargo, DISFRUTAS tu vivienda desde el minuto cero. Ahora está claro: ¡Felicidades por elegir una Passivhaus!

 

Caso número 2, me voy a construir una casa:

En este caso, no es que la excusa sea mala; simplemente no tienes excusa. Aunque todos sabemos que los precios de construcción varían significativamente de una zona a otra del país, da igual. Sigues sin tener excusa. Tomamos como referencia el País Vasco, pues son los datos mejor contrastados para la Plataforma de Edificación Passivhaus. Tenemos diversas referencias de vivienda unifamiliar bajo estándar Passivhaus, la mayoría de ellas con una superficie útil en el entorno de los 150 – 170 m2. Aparte, el porche y el garaje, cuando los hay. Pues bien: resulta que el análisis de costes de construcción (precio contrata sin IVA) dice que una de esas viviendas puede variar hasta 400 €/m2. Como vemos, la horquilla es amplísima. Y, sin embargo, todas son Passivhaus. O, lo que es lo mismo: el precio de la vivienda no depende de que ésta sea Passivhaus o no. Hay muchos otros elementos cuyo peso es mucho más significativo, desde una instalación innecesaria (o varias) o sobredimensionada, hasta un jacuzzi que rara vez voy a utilizar, unos magníficos suelos de mármol, unas puertas hechas a medida porque a alguien se le ha ocurrido que un poco más altas de lo normal otorgan un toque especial y quedan más bonitas, pero no nos han dicho cuánto más cuestan… En números absolutos, entre las ventanas de altas prestaciones, el incremento por la VMC y la hermeticidad, rondarán entre los 10.000 y 20.000 €. Porque aquí también hay formas más caras y más baratas de hacer las cosas. Será, por tanto, responsabilidad del arquitecto hacer que el proyecto encaje con el cliente y sus expectativas. Pero, de verdad, no hay ninguna excusa para que quieras hacerte una casa vieja e insostenible. Y si tu arquitecto te dice que es más cara y tal y tal, simplemente ejerce tu derecho y cambia de arquitecto. Mejor desandar un paso que llegar a una situación irreversible. Hay muchos técnicos preparados para este futuro ya presente. Y a cambio, ¿qué te aporta? Vuelve al párrafo anterior. 

Ahora está claro: ¡FELICIDADES POR ELEGIR UNA PASSIVHAUS Y A DISFRUTAR!

 

Fuente: Plataforma de Edificación Passivhaus, www.plataforma-pep.org

Desmontando mitos. Mito nº 4: ¿Passivhaus? Mi casa también tiene mucho aislamiento!

Estoy segura de que alguna vez os ha sucedido que durante una conversación cualquiera aparece en vuestra boca el término “passivhaus” y alguien dice, “¿Passivhaus? ¿Qué es eso?” pero tan pronto empezáis a explicar someramente el concepto, aquel que preguntaba dice “¡Ah, sí, sí! Mi casa también tiene mucho aislamiento” … o “¡Ah, sí! Mi hermano se ha comprado un piso con calificación A; ya sé, ya sé”. ¿Os suena?

Reconozco que quizás es uno de los mitos más difíciles de desmontar, quizás porque no es un mito. Simplemente es una realidad a la que nos enfrentamos: mucha gente cree que aislar es lo mismo que Passivhaus, o que una calificación energética B o A equivale a Passivhaus. Y claro, está tan lejos de la realidad que sólo aquel que quiera escuchar será capaz de comprender las enormes diferencias. De ahí la dificultad: no hay peor sordo que el que no quiere oír.

Está claro que reducir los 5 principios del estándar a una frase es inviable por mucha capacidad de síntesis que uno tenga. Así que, dándole vueltas a esta situación, se me ocurren varias propuestas que quizás puedan ayudar:

  • Ten un “NO” preparado. Antes de empezar a dar ninguna explicación, hazte consciente de que es posible que ese “Ah, sí” que mencionábamos más arriba aparezca, así que ten un “NO” preparado. No hace falta ser borde ni maleducado. Simplemente cuando llegue su “sí, ya sé” responde con un “No. Lo siento, pero me temo que no. Es un concepto fácil de entender, pero no es tan simple”. Probablemente, una afirmación rotunda sin ser necesariamente cortante, ponga a tu interlocutor en situación de escucha.
  • Si tu interlocutor no es un técnico o alguien a quien le interese mucho el tema, céntrate: no hables de transmitancias, de puentes térmicos….
  • Si te hablan de un buen aislamiento, recuérdales que un magnífico abrigo no te impedirá pasar frío si caminas descalzo sobre la nieve; o una túnica blanca no evitará una insolación si no cubres tu cabeza. Esto también es fácil de entender y probablemente obligue a recapacitar y escuchar.
  • Si te hablan de calificación energética A, puedes empezar reconociendo que la etiqueta es una ayuda y una indicación interesante. Explica después que el problema es que nuestra normativa es muy laxa: nos estamos conformando con un 7 en lugar de ir a por el 10. Y lo peor es que el 10 es perfectamente alcanzable; sólo tenemos que exigirlo.
  • Si ves claramente que no tiene tiempo o capacidad de escucharte en ese momento, ni lo intentes. Dale la dirección de PEP o dile que busque en internet, o que te escriba y le mandas información, o que quedáis otro día…. Pero hazlo. Mándale información; mándale un enlace con algún video divertido como el belga y la prostituta (https://www.youtube.com/watch?v=YtzdRVtPfHc&feature=youtu.be); alguna entrevista; invítale a los Passivhaus days…

 

IMPORTANTE: y si te hacen una pregunta a la que no sabes responder, o no estás seguro o te hacen dudar… NO PASA NADA. Puedes tranquilamente decir, “pues mira, eso no lo sé, pero seguro que está resuelto porque son más de 25 años de experiencia, así que me entero y te lo cuento”. Pero HAZLO.

Fuente: Plataforma de Edificación Passivhaus, www.plataforma-pep.org

Start typing and press Enter to search

Abrir WhatsApp