El passivhaus es un concepto alemán que se usa en la construcción de viviendas que significa ‘casa pasiva’. Se trata de tener en cuenta varios aspectos: la necesidad de aislar térmicamente los espacios para un buen control de filtraciones de humedad o de aguas. Además, mejora la calidad del aire interior y controla no solo la temperatura, sino el ruido. Entre sus características principales, se destaca el hecho de reducir el consumo energético hasta un 70 % a respecto de las construcciones convencionales. Consecuentemente, se reduce el coste de la factura de la luz, se ahorra dinero mensualmente y se contamina menos el medio ambiente.

¿En qué consiste exactamente el sistema de construcción passivhaus?

En realidad, este sistema de construcción nace debido a una demanda energética. Cada vez son más las personas que se preocupan por el medio ambiente y por mejorar su poder adquisitivo. Desde luego, una buena manera de realizar esto sin perder calidad de vida es optimizar los servicios con los que contamos en nuestros hogares. En este sentido, el sistema que promueve esta construcción ayuda a ahorrar sin perder eficiencia.

Los edificios que se construyen siguiendo estos principios experimentan unos consumos de energía bajos para enfriar o calentar los espacios. Es decir, se gasta mucho menos en calefacción en invierno y mucho menos en aire acondicionado en verano. De esta manera, se aprovecha al máximo la energía que también se obtiene del sol, pues los muros y ventanas exteriores funcionan de aislante y de autorregulador de temperatura.

Ventanas

Como todos los elementos de la construcción, también las ventanas deben ser eficientes. Es uno de los puntos principales por los que se puede perder temperatura. Deben aislar y ser herméticas, además de seguras. Sin embargo, también tienen que poder captar la luz solar, sobre todo en invierno, permitiendo hacer uso de la luz natural las máximas horas posibles al día.

Puentes térmicos

Cualquier discontinuidad del material de la envolvente, esquinas, juntas, etc. supone un puente térmico. Aquí se producen pérdidas indeseadas de temperatura y puntos fríos. En una passivhaus los puentes térmicos es estudian y se limitan al máximo, buscando en la medida de lo posible una construcción libre de puentes térmicos.

Aislamientos

Los aislamientos permiten controlar la temperatura, pero también evitar problemas de filtraciones, de humedad, etc. Unos aislamientos correctos favorecerán la temperatura deseada en el interior, sin necesidad de renunciar a airear diariamente los espacios, teniendo en cuenta las necesidades de cada época.

Ventilación

Después de todos los elementos que forman la construcción de una casa o piso que se rija por este sistema de construcción, la ventilación es lo más importante. Es necesario contar con un sistema de ventilación con recuperación de calor capaz de ventilar la vivienda sin perder la temperatura interior y el confort en la vivienda.

¿Qué experiencia se necesita para construir con este sistema?

INGECON cuenta con más de 20 años de experiencia en la construcción. Tenemos un equipo técnico altamente capacitado y conocedor de las últimas tecnologías. Además, ofrecemos servicios completos de ingeniería, arquitectura, construcción y reformas que permitan estar al día de las último en construcciones. Nuestro propósito es adaptar la tecnología a las necesidades de la vivienda de nuestros clientes, apostando siempre por la calidad y por la eficiencia energética a la hora de construir o reformar hogares.

Si queréis renovar o reformar la vivienda, tened en cuenta el passivhaus. A la larga, vais a entender los motivos por los que este sistema se ha hecho tan popular a lo largo del tiempo. Estamos seguros de que las mejoras en ventilación, puentes térmicos, aislamiento en muros y ventanas, etc. compensarán el esfuerzo. Os ayudaremos a que vuestra casa sea más eficiente.

Start typing and press Enter to search

Instalar puertas correderas en una reforma de vivienda | Ventajas