Solucionar los problemas de aislamiento en la casa

El aislamiento de una casa es la clave para una buena habitabilidad. ¿Quién no quiere estar calentito en invierno y fresco en verano? ¿Cómo solucionar los problemas de aislamiento en la casa?

Para conseguirlo hace falta algo más que instalaciones de climatización de última generación. No se trata solo de tener un buen aparato de aire acondicionado o una buena estufa. Hace falta que la vivienda esté bien aislada, de manera que ni el calor ni el frío generados por esos aparatos se pierda. Con los aislamientos de las viviendas los aparatos consiguen mayor efecto con menos esfuerzo, y eso es ahorro energético y económico.

Si encontramos que es imposible combatir el frío o el calor en casa, es muy probable que nuestro aislamiento sea insuficiente o esté deteriorado. Ha llegado el momento de solucionar el problema. Que la vivienda sea antigua o esté insuficientemente aislada no quiere decir que tengamos que resignarnos. Veamos los métodos que usamos en LM INGECON.

Solucionar los problemas de aislamiento en la casa con el Sistema SATE

El SATE, o sistema de aislamiento térmico por el exterior consiste en aplicar medidas en la parte externa de la vivienda, es decir, sobre la fachada. Este sistema es más efectivo con respecto a los aislamientos convencionales que actúan en el interior de la vivienda y la cámara.

Este método corrige algunos de los fallos de funcionamiento de los aislamientos convencionales. Unos aislamientos que no pueden aislar de manera continua en todas las partes de la construcción. Esta discontinuidad permite la existencia de puentes térmicos en las paredes y techos, que reducen la eficiencia energética de la vivienda y pueden causar condensaciones de humedad en su interior.

El sistema SATE permite varias opciones de material aislante, como por ejemplo la lana de roca, placas de poliestireno extruido, etc.

Insuflado de aislamiento en la cámara de aire de la vivienda

Si la vivienda es antigua y carece de aislamiento en la cámara de aire, o si el que había se ha deteriorado o descolgado, es posible lograr una rehabilitación. Es una operación especialmente fácil y limpia, que apenas produce molestias y cuyos resultados son extraordinarios.

Se realizan unas pequeñas perforaciones en los puntos clave de la fachada o la pared, hasta llegar a la cámara de aire. Esta cámara se examina para determinar la cantidad y el tipo de aislante que sería necesario utilizar. Después, el material elegido se inyecta a presión con una bomba específica en el interior de la cámara, hasta rellenar el espacio. Cuando se acaba, los agujeros se reparan con mortero y la pared queda aislada.

Trasdosado interior

Cuando no es posible el sistema SATE o la vivienda carece de cámara de aire interior, el trasdosado se presenta como una excelente alternativa de aislamiento. Básicamente, consiste en la creación de una cámara de aire mediante la colocación de un revestimiento en el interior de la vivienda. Ese revestimiento, usualmente de pladur, deja un espacio entre sí y la pared, que se rellena con el aislante.

Aislamiento proyectado en cubiertas y fachadas

Este es un método que destaca por su rapidez, facilidad de aplicación, versatilidad y eficacia. El aislante utilizado es un tipo de poliuretano o corcho que se proyecta contra la cubierta y la fachada. Esto lo hace de un modo similar a una pistola de pintura. El poliuretano forma de inmediato una capa uniforme, sólida y muy fina pero muy resistente. Esta capa tiene excelentes propiedades como aislante térmico y acústico.

Aislamiento en manta para cubiertas

Este método consiste en la aplicación de material aislante en forma de manta o lámina. Esta se despliega y coloca sin más con la ayuda de grapas, clavos, mortero u otros sistemas bastante básicos. La manta puede presentarse como láminas de corcho, poliestireno expandido, lana de roca, fibra de vidrio, etc.

 

Contacta con LM INGECON  y encontraremos la solución más adecuada para tu vivienda.

Start typing and press Enter to search

reformas de bañosVivienda llave en mano