In El blog de LM INGECON

El Passivhaus es un modelo de construcción que reúne las pautas básicas para diseñar edificios de bajo consumo eléctrico. Se trata de una vivienda creada para mantener las condiciones atmosféricas ideales en su interior con un ahorro energético de entre el 70 % y el 90 %.

Este tipo de construcción nace en Alemania hace treinta años y gracias a su éxito se ha ido extendiendo por todo el mundo. Combina un alto confort interior con un consumo de energía muy bajo. Esto lo consigue gracias a la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación calculado meticulosamente. De hecho, está reconocido como uno de los estándares con mayor reconocimiento en el mundo de la construcción tanto para obra nueva como para rehabilitaciones. Tiene su peso en 5 puntos básicos:

  1. Carpintería y vidrios con altas prestaciones.
  2. Aislamiento térmico.
  3. Ventilación mecánica con recuperador de calor.
  4. Hermeticidad del aire.
  5. Ausencia de puentes térmicos.

Historia de Passivhaus en Europa

En muchas regiones del mundo con diferentes climas, si los edificios se construyen de una manera concreta y estudiada, no requieren calefacción ni refrigeración activa. No obstante, algunas zonas de Portugal o de Alemania, por su clima, hizo que se desarrollaran estas casas pasivas, aunque todavía no estaban definidas con ese nombre.

En la Islandia de la Edad Media, la gente comenzó a construir casas de césped después de que la madera comenzara a escasear. Se trataba de casas pasivas que no tenían ventanas ni una ventilación adecuada, pero que, debido a la deforestación extensiva de la época, supuso una de las primeras soluciones. Para dar solución a ese problema, encontraron el siguiente paso en la minería del carbón. Y después de varios estudios, descubrieron que para mantener las casas calientes por sí mismas, deben estar construidas con un aislamiento perfecto.

Otro nombre a destacar es el de Bo Adamson en 1990, el primero en clasificar estas casas como casas pasivas y quien comenzó a desarrollar la cuestión de comparar si era posible transferir a Europa ese tema de construcción tan específico.

La primera casa pasiva en Europa

En la Universidad de Dinamarca se llevaron simulaciones para una casa de energía cero. Era la “casa de energía cero DHT” de Vagn Korsgaard. Se optimizaron los diseños y se construyó la primera casa de este estilo. Tras varias modificaciones, se dieron cuenta que necesitaba mejoras, pero las experiencias aportadas por este proyecto se incorporan a la investigación de Passive House desde el principio.

En el pasado, estos principios se aplicaban incluso antes de que uno se diera cuenta, de ahí que muchas personas e instituciones estuviesen involucradas en el descubrimiento en sí de este modelo de vivienda. Así, el primer prototipo Passivhaus aparece en los años 90 en Alemania. El propósito era demostrar que esta construcción podría ser implantada en Centroeuropa con un consumo muy bajo de energía y que mantuviera una temperatura estable durante todo el año.

Bo Adamson y Wolfgang Feist idearon este tipo de viviendas y la renombraron “casa pasiva” en alemán. El resultado fue un edificio de cuatro viviendas adosadas, localizado en Darmstadt (Alemania), que, tras años de monitorización, resultó cumplir con los parámetros de consumo energético y confort interior. Así, los datos de la monitorización demostraron un excelente nivel de funcionamiento energético con una alta satisfacción de los usuarios.

El estilo Passivhaus a día de hoy

Hoy en día, se considera que ya se han construido más de 50 000 viviendas en todo el mundo bajo este estándar. Asimismo, esta palabra sirve para dar nombre al sistema emitido por el Passivhaus Institut alemán bajo el que todas las construcciones pasivas del mundo tienen que cumplir una serie de requisitos para poder ser denominadas así.

Ventajas

  • El ahorro energético es incuestionable, ya que consume un 90 % menos que una casa convencional. Esto nos lleva a afirmar que el ahorro económico es una gran ventaja a la hora de decidirse por este sistema.
  • Un aislamiento excelente en paredes, techos y suelos puede permitir no tener que utilizar la calefacción o el aire acondicionado, dependiendo de la estación del año. Utiliza el casco de la radiación solar y el propio calor corporal de los habitantes y electrodomésticos.
  • Está formado por un recuperador de calor que higieniza el aire interior de la casa. Consigue ventilar introduciendo aire fresco y eliminando el contaminado sin perder una pizca de calor.
  • Son casas que pueden ser construidas en cualquier lugar, puesto que las instalaciones de la casa se orientan en función de las características del terreno.

Beneficios para la salud

Las casas pasivas, además de ser buenas para el tema económico son idóneas en el plano medioambiental. Gracias a sus sistemas de renovación de aire inteligente y mantenimiento de temperatura, ayudan a prevenir y reducir enfermedades e infecciones respiratorias como el asma.

En INGECON disponemos de más de 20 años de experiencia construyendo. Ofrecemos servicios de ingeniería, arquitectura y construcción. Somos una empresa especializada en el estándar Passivhaus, las viviendas de consumo energético casi nulo.

 

¿Te contamos más sobre Passivhaus en nuestro podcast?:

 

Start typing and press Enter to search

mitos sobre la construcción passivhaus en Albacetequé es el test blower door