In El blog de LM INGECON

El Documento básico de Ahorro de Energía del Código Técnico de la Edificación (CTE) sufrió, con la entrada del 2019, diversas modificaciones. Éstas, efectuadas con arreglo a lo dispuesto en la Directiva 2010/31/UE, establecieron una nueva serie de parámetros de carácter obligatorio a seguir en términos tanto de eficiencia energética como de revisión periódica de los edificios. Dichos cambios buscan acercarse a la construcción de consumo casi nulo, lo cual se complementa con las exigencias del sello de certificación Passivhaus, que también se ve reforzado.

Passivhaus y CTE

No hace falta presentar al sello Passivhaus, (que es también conocido como EnerPhit en los casos referidos no a obra nueva sino a los casos de rehabilitación), puesto que en INGECON hemos intentado explicaros, en más de una ocasión, cuales son sus características y principales ventajas cuyo fin es acercarse, casi por completo, al consumo nulo. Tanto es así que garantiza un ahorro de hasta el 90 % frente a los edificios convencionales.

Por su parte, el Código Técnico de la Edificación, en su documento básico referido al Ahorro de Energía, DB HE, tiene como objetivo establecer reglas y procedimientos que permiten cumplir las exigencias básicas de ahorro de energía. Está dividido en diferentes documento de apoyo. Cálculo de parámetros característicos de la envolvente, comprobación de limitación de condensaciones superficiales e intersticiales en los cerramientos, puentes térmicos, etc. La última actualización del DB HE fue publicado en el Real Decreto 732/2019, de 20 de diciembre (BOE 27-diciembre-2019) y es la que establece una serie de cambios que aproximan muy poco a poco este DB al estándar Passivhaus.

Los últimos cambios del DB HE

Estas últimas modificaciones efectuadas en el citado apartado del Código Técnico de la Edificación, tratan de que la nueva edificación o las rehabilitaciones vayan dirigidas hacia unas condiciones de alta eficiencia energética y un consumo de energía muy reducido.

Por ejemplo, entre otros cambios podemos encontrar; se establecen valores límite del consumo de energía primaria no renovable y energía primaria total. Desaparece la exigencia de valores límite de demanda de calefacción y refrigeración. También se modifican los valores límite de transmitancia térmica de los elementos constructivos. Así como se establecen valores límite del coeficiente global de transmisión de calor a través de la envolvente. En su DB HE 4, se modifica el ámbito de aplicación para edificios existentes de nueva construcción. Modificando el consumo mínimo de ACS de 50 l/d a 100 l/d.

Y por último, lo que parece para nosotros el cambio más importante es el de contemplar unos límites de estanqueidad al aire de la envolvente térmica. Controlando el intercambio de aire y la calidad interior del mismo. Este aspecto es algo que anteriormente no se contemplaba en el CTE quedando la hermeticiad de una vivienda al azar en función de la ejecución de cada obra.

Diferencias respecto del estándar Passivhaus

Aunque los últimos cambios del CTE se enfocan en incrementar las exigencias en materia de eficiencia energética en las viviendas, siguen existiendo grandísimas diferencias entre el estándar Passivhaus y el CTE. Lo que hace que Passivhaus siga permaneciendo de manera incomparable como el modelo de mayor eficiencia tanto para construcciones nuevas, así como en las obras de reforma y rehabilitación.

Las diferencias más significativas

Aunque el CTE por fin ha comenzado a limitar la hermeticidad de la vivienda, lo cual es una exigencia básica e indispensable en el passivhaus, todavía queda muy lejos de las exigencias en este sentido del estándar alemán. Nos quedamos con que es un paso importante del CTE hacia el consumo casi nulo.

En cuanto a la ventilación, es un principio básico que una vivienda passivhaus cuente con un sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor. De modo que el intercambio de aire de la vivienda con el exterior lo tenemos siempre controlado y optimizado. El CTE todavía no exige la ventilación mecánica en las viviendas. Pudiendo llevarse a cabo de forma natural a través de las ventanas con las pérdidas de energía que esto conlleva.

Puentes térmicos, para certificar una vivienda passivhaus se ha de planificar y calcular todos y cada uno de los puentes térmicos que se presentan en la construcción. No se permite la improvisación en obra. El CTE todavía queda muy lejos también en este sentido.

El CTE no establece un valor de referencia claro de confort en verano. Siendo ésta una época de mucho calor en gran parte de España. Y más en el contexto actual de aumento de las temperaturas a nivel global, sería importante que fijase un valor de referencia que evite un sobrecalentamiento.

Por todo lo expuesto anteriormente, a día de hoy el sello Passivhaus sigue siendo mucho más estricto que el CTE. Y hacia ello debe avanzar el Código Técnico de la Edificación para que en un futuro no muy lejano nuestras viviendas sean de consumo casi nulo. La Directiva Europea marca el final del año 2020 como fecha límite para que España defina sus condiciones de vivienda de consumo casi nulo.

INGECON, más de veinte años de experiencia en el sector de la construcción

En INGECON contamos con más de veinte años de experiencia en el sector de la construcción, con un equipo técnico de gran capacitación. Ofrecemos servicios de ingeniería, arquitectura, construcción y rehabilitación, abordando desde pequeñas reformas hasta la construcción “llave en mano”. Apostamos por la calidad y la eficiencia energética en la construcción.

Si buscas que tu vivienda cuente con las características energéticas que presenta una construcción Passivhaus,  pregunta por nuestros servicios. El equipo profesional de INGECON podrá ofrecerte las mejores soluciones.

Start typing and press Enter to search

Tendencias en reformas para el año 2020 | Blog INGECON¿Qué es y cómo funciona el Sistema de Ventilación mecánica controlada?